23 dic. 2016

Atrapada

Es como si estuviera atrapada aquí.
Aquí en mi casa. Recorriendo una y otra vez sus habitaciones, como si no me las supiera de memoria. Porque ya se ha convertido en una parte de mí.

Es como si estuviera atrapada aquí.
En esta ciudad. Porque es inevitable la comodidad de ver pasar todos los días  la misma gente, saber exactamente cuándo doblar y detenerse  mientras estás caminando por la calle, sin mirar nada ni nadie porque nada de eso es interesante. Es difícil salir de eso. De un lugar conocido, de algo a lo que te has acostumbrado. Aunque te haga feliz, o ya no te haga feliz, o estés aburrida. Sigues allí porque es lo más cómodo. Porque cambiar significa mucho.

Es como si estuviera atrapada aquí.
En mis pensamientos.
Siempre.
Siempre.
Y no es una exageración el repetir la palabra siempre.
Aunque esté la persona que yo más quiero hablándome de algo interesante, muchas veces mis pensamientos me atrapan y me hacen estar en un lugar que no es aquí ni tampoco allá.
Es un lugar mío. Puede que sea agradable, o a veces no.
Pero los pensamientos se repiten muchas veces, y me hacen creer como realidad cosas que puede que sean sólo ideas mías.
Pero son mis pensamientos.
Es mi realidad.
Y me atrapa.

Es difícil salir de todo eso y ser libre.
Siempre luchamos por defender la libertad.

Pero muy pocos ven que la misma  jaula somos nosotros.