4 abr. 2015

¿Cómo se llama la obra?

Y bueno. Llega ese momento en tu vida en el que te miras y ves que has estado roto por dentro, y así como tú, casi toda la gente de tu edad ya conoce esa sensación y ha estado o está rota por dentro también.
Empiezas a vivir en el mundo de evitar las ilusiones. De no involucrarse demasiado. De la comunicación difícil, de las palabras estratégicas y la intervención de la conciencia antes que el sentimiento puro en sí.
Es el mundo de los personajes. Todos juegan a desempeñar un papel por algún momento. Usan máscaras y disfraces para mantener su interior intacto libre de nuevas heridas. Así como el tipo que un día despierta y quiere hacer las cosas bien, el padre de familia, la chica perfecta,  el hombre que juega a estar perdidamente enamorado de ti sólo para conseguir un romance pasajero, o la mujer que finje amor sólo porque quiere un marido.
No piensan que puede que actúen demasiado bien, y que cuando se aburran de jugar a su papel alguien va a salir herido. Son capaces de usar cualquier máscara y disfraz o llamémoslo también barrera, con tal de protegerse del daño.
Así como algunos se dedican a buscar y actuar como personajes, otros intentan no participar en la obra, y es entonces cuando descubren que si no juegan algún papel, lo más probable es que  queden descubiertos y finalmente sufran.
Ya no puedo decir que sufrir es malo. Hay que aprender a sufrir.
Las personas no entienden ni saben lo que es sufrir y por eso le tienen miedo.
Digo que no saben sufrir porque la mayoría deja que el sufrimiento los domine.

Si no sabes experimentar el sufrimiento, llegará un momento en el que probablemente el dolor comenzará dominar la situación y tu vida se va a descontrolar en gran medida. Y en ese descontrol es muy fácil viajar a los extremos, querer encontrar finales rápidos o experimentar desesperación. Pero si ya conoces como funciona, y si sabes que la vida es cíclica, que todo lo que va vuelve, que tras la oscuridad viene la luz y viceversa. Sabrás que el sufrimiento nunca es eterno. Sabrás  también que pasará un día o quizás dos, tres, un mes, un año, no importa realmente la cantidad de días que pasen. Pero llegará un día en el que vas a ver que lo que te hacía sufrir ha desaparecido, y quedará en ese lugar el recuerdo y la lección. Y descubres que sufrir ya no se ve tan mal.  Y aprendes que jugar a ser tú mismo mientras todos juegan a un personaje quizá tenga sus ventajas. Por ejemplo, la ventaja de encontrarte con alguien que tampoco lleve esa máscara, y que por lo tanto, no jugará contigo un papel. Sino que vivirá una verdad. No querrá ser bueno para ti mientras le dure el encanto. Querrá, al igual que tu, ser bueno auténticamente.  Bueno para él mismo y para todos los demás. Y así, cuando estén juntos, no vivirán en un mundo de personajes  ni de máscaras, sino que intentarán descubrir el mundo tal y como es. Su verdad tras la cortina, tras la escenografía que han creado todos los directores de esta obra sin sentido.

Nicol

1 comentario:

  1. Hola!, hace un tiempo que vengo siguiendo tu trabajo por facebook, me parece bastante bueno. Sobre el post, concuerdo contigo y, es más, es bastante nietzscheano - autor que me gusta bastante. Te dejo un video sobre el tema. Éxito en todo. Saludos
    https://www.youtube.com/watch?v=bOxV3RnCrYI

    ResponderEliminar

Thank you for your comments! Please leave a link to your blog and I will reply every comment :)

Nicol.